Utilidad, la razón de ser de este blog.

Hace poco leí un libro titulado Instrumental, memorias de música, medicina y locura. Su autor, James Rhodes, es un célebre pianista que tuvo una infancia y una juventud increíblemente difíciles, hasta el punto de que intentó tirar la toalla varias veces. Pero se aferró a la música clásica y, asegura, eso fue lo que le salvó la vida. Además de llegar a ser un reputado intérprete escribió este libro del que hablo, basado en sus propias vivencias y con la velada intención de resultar útil al lector. Para ello recorre un periplo a través de piezas que tienen un significado particular para él, desde el aria de las Variaciones Goldberg de Bach hasta la Rapsodia sobre un tema de Paganini, de Rachmaninov, pasando por el segundo movimiento de la Sinfonía nº 7 de Bruckner.

¿Y qué tiene que ver Rachmaninov con los electrodomésticos? Pues poco, por no decir que absolutamente nada. Y sin embargo, me dio qué pensar. Rhodes hizo algo eminentemente práctico, una obra que de algún modo puede ser considerada como ayuda para el necesitado. Yo no tengo ni su talento, ni su creatividad, ni desde luego su oído, pero en fin… tengo mis aficiones.
Y las he querido sacar a la palestra de una manera lo más pragmática posible: me gustaría ayudar. Por supuesto, para ponerme a ello lo primero que pensé es en tocar un tema que me interesara mucho, y ahí encontré mi primer escollo: hay demasiadas cosas que me interesan mucho. Ese era un problema menor, pero un problema. Me apetecía tener un blog con publicaciones periódicas, pero mi tiempo es limitado mientras que mis intereses son muy variados, desde las series de HBO hasta los temas relacionados con la Historia, o todo lo que concierne a mi animal preferido, el quebrantahuesos. Así que sin olvidar nunca el leitmotiv del futuro blog, es decir, que tenía que ser un espacio de utilidad para la mayoría de la gente, pensé que mis queridos quebrantahuesos no daban el perfil. Las series, pues tampoco tanto como yo quería. Diré, eso sí, que la idea de escribir sobre Historia me sigue tentando.

Pero de entre todas las cosas que me interesan, y hay muchas más, la que está en lo alto del podio en cuanto a interés y practicidad es el mundo de los electrodomésticos. Es posible que no sea la afición más común, y quizá en parte también me he decantado por ellos dado lo poco usual de este tema. Me gustan los electrodomésticos. Me interesan. A algunos les cuesta entender que ocupe mi atención en su funcionamiento, sus prestaciones o su diseño. Y un poco lo entiendo, pero mi respuesta suele ser “seguro que tú sabes mucho más de tu coche”, y como la respuesta siempre suele ser afirmativa, añado “pues es mucho más importante para tu supervivencia tu frigorífico, y además le das más uso”. No sé si los convenzo o no, pero bueno, tampoco es que lo pretenda.

Y por eso estamos aquí. Pienso que la decisión de comprar un electrodoméstico implica muchas cosas, y aunque en lo primero que pensamos está compuesto de monedas y billetes, quiero también ocuparme de aspectos como el bienestar, el consumo o el diseño. Para ello me basaré en estudios, artículos y comparativas, e intentaré extraer la información más interesante para vosotros. Se trata, esta es mi intención, de comparar electrodomésticos, de plantear cuáles son los mejores o cuáles tienen determinadas características. Suena útil, ¿no?

Y muy importante, de hecho lo más importante, lo dejo para el final. Y es que aunque este campo me interese soy consciente de que tengo muchísimo que aprender. Citaría a Sócrates pero es que está muy manido. Éste no es un sector, ni un mundo. ¡Es todo un universo! Y como el universo, no para de moverse. Todos los años hay innovaciones y avances espectaculares que no quiero que se me escapen. Así que cuento contigo, sí, contigo que estás leyendo este pequeño autorretrato, para alimentar este blog. No habría mejor recompensa para mí que el saber que te resulta útil, pero confesaré que tus aportaciones, no me cabe duda, serán muy útiles para mí también.

Y ahora, por favor, siéntete como en tu casa… ¡y pasa hasta la cocina!


No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies