Una placa de inducción ¿de viaje?

Una placa de inducción ¿de viaje?

Hay quienes cuando se van de viaje se llevan media a casa a cuestas. No les importa carga con una pesada maleta, y muchos bultos, con tal de tener después todo lo que necesitan a mano y poder disfrutar sin sobresaltos de unas merecidas vacaciones.

Ahora los portales de casas de alquiler han favorecido que muchos nos hospedemos en pisos o apartamentos antes que en un hotel, y eso hace que no renunciemos a llevarnos todos los utensilios que consideremos oportuno.

Movilidad sin límites

Hay quienes prefieren viajar con lo mínimo, con lo que quepa en una mochila de viaje. Pero no siempre tenemos edad ni ánimo para emprender un viaje de “mochilero”. Todo tiene su momento.

Si eres un cocinitas, te interesará saber que hay placas de inducción y de vitrocerámicas portátiles. Son pequeños electrodomésticos que podemos transportar fácilmente, incluso dentro de una maleta.

Es posible que te guste mucho una casa por su jardín o patio pero que esta carezca de una placa en condiciones. No renuncies a ella, y llévate la placa de inducción portátil. Como ves, todo tiene una solución. Esto, también.

Con la placa de inducción de viaje podrás cocinar como si estuvieras en tu propia casa. No sólo eso. Podrás transportar la cocina al jardín de la casa si te apetece y preparar un picnic o una cena al aire libre al momento.

Estas placas no solo resultan muy prácticas cuando viajamos. Podemos usarlas también de forma habitual en nuestra segunda vivienda, si la tenemos, o incluso en la casa del pueblo donde las cocinas suelen ser de gas. Estas son cocinas antiguas, que se usan poco, y que por los años que tienen pueden estropearse. Simplemente, no nos dan la misma seguridad y comodidad que una placa de inducción o vitrocerámica.

Grandes ventajas

Las placas de viaje son una buena opción también para utilizarlas en estos casos. Puede que no te salga a cuenta cambiar toda la cocina de la casa del pueblo por esta razón, así que la placa de viaje puede ser una solución muy práctica para cocinar en tu pueblo con la misma seguridad, rapidez y tranquilidad que lo harías en tu vivienda habitual.

Te ponemos algunos modelos:

 

 

Placa de inducción CASO Design Pro Menu 3500ç

Estas son las características de esta placa de inducción

  • Superficie cristal cerámico.
  • Limpieza fácil y sencilla.
  • Seguro gracias a la detección automática del recipiente.
  • Apto para tamaños de 12 a 26 cm (x2).
  • Tiene dos fuegos y su precio es de 179 euros.

Placa de inducción portátil Jata VIN145 con 8 funciones programadas

  • Superficie del cristal: 4 mm.
  • Pulsadores táctiles de encendido / apagado, selector de funciones, ajuste de tiempo programado y pausa.
  • Regulador deslizante de potencia y temperatura.
  •  Display LED.
  • Protección contra sobrecalentamiento.
  • Indicadores luminosos.
  • Diámetros de funcionamiento: desde 120 mm a 260 mm

Placa de inducción Princess con pantalla táctil

Esta tiene un solo fuego y es más económica. Su precio ronda los 60 euros. Sus características son las siguientes:

  • Placa de inducción con un fantástico acabado y pantalla LED independiente. La placa por inducción se calienta muy rápidamente y es fácil de utilizar además de colaborar con el medio ambiente.
  • Placa de cocción de 20 cm.
  • Termostato regulable, cristal de seguridad y detección automática de sartenes.
  • Asa integrada.
  • Base antideslizante.

Hay también placas portátiles de vitrocerámica como estos modelos

Placa vitrocerámica portátil Jata V142 con 2 zonas de cocción

Placa calorífica de vitrocerámica con dos zonas de 16, 5 cm y 1.200 W cada una.

Con cuerpo metálico, 2 termostatos regulables de temperatura, pilotos luminosos y protección contra sobrecalentamiento.

¿Qué diferencia hay entra la vitrocerámica y la inducción?

La inducción ha revolucionado las placas de cocción. Su penetración en el mercado no ha sido tan rápido como lo fue la vitrocerámica, pero no se queda atrás. Cada vez se venden más unidades y es que las ventajas respecto a la anterior son cuantiosas.

La principal diferencia es que la inducción no calienta con resistencias eléctricas, como hace la vitrocerámica, sino que lo hace con las fuerzas de los campos electromagnéticos. Esto hace que utilicemos solo la energía necesaria y que el calor no se pierda. Por tanto, son más eficientes, lo que se traduce en un ahorro en nuestra factura de la luz.

Además son mucho más rápidas, calientan en menos tiempo, y más seguras.

Esto es así porque solo generan calor en contacto con recipientes de base ferromagnética. Si apoyas la mano encima de la zona de cocción encendida notarás calor pero en ningún caso sufrirás una quemadura.

El único inconveniente, por sacar alguna pega, es que si optas por una placa de inducción deberás renovar toda la batería de recipientes de cocina y comprar de base ferromangética. De lo contrario, no funcionará. Esperamos que esta información te haya servido de ayuda.


Artículos relacionados

Los mejores hornos de 2019

El horno es uno de los electrodomésticos imprescindibles en nuestra cocina. Todas casas tienen uno, pero… ¿le sacamos el máximo

Depósito de agua en los frigoríficos americanos

Uno de los problemas que en otras ocasiones hemos visto que traía el frigorífico americano era la necesidad que éste

Lavadoras recomendadas

¿No sabes qué lavadora comprar? Hay tantos modelos que es normal andar un poco despistado/a si hace tiempo que no

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies