Razones para comprar una secadora

Razones para comprar una secadora

Este es un buen momento para escribir este tipo de post. Y más que nada porque ahora resulta mucho más necesario de lo que resultará de aquí a cuatro o cinco meses. Estaciones frías y lluviosas son las principales razones para tener una secadora.

Pero ni mucho menos son las únicas. Veamos alguna más, que como vais a ver sobre todo están relacionadas con la evolución que este electrodoméstico ha tenido en los últimos tiempos.

 

Qué puede aportarte

Es una obviedad, pero evidentemente las secadoras pueden aportarte ropa seca. Decir esto es hasta del género tonto, pero es que no siempre los lugares en los que se necesita son los mismos. En principio podríamos pensar que las zonas en las que menos sol hace son las más “necesitadas” de secadoras, pero esto no es siempre así. Y esto se debe a que hay zonas costeras, muy soleadas, pero con un alto índice de humedad. Es decir, que el litoral no es necesariamente un lugar en el que la ropa se secará estupendamente.

Una buena secadora quita también parte de trabajo a la plancha

Y tampoco cualquier tipo de sol será el mejor aliado. Quiero decir, que cuando el calor es sofocante, tender la ropa puede ser un problema. Las prendas, de eso no cabe duda, tardarán mucho menos en secarse, pero también hay que tener en cuenta que cuando el calor es muy fuerte suele acabar perjudicando la ropa antes o después, de modo que como tengamos las prendas tendidas más tiempo de lo necesario podemos encontrarnos con que empiezan a amarillear o, incluso, que los tejidos se debilitan más, lo que hace que se puedan desgarrar o deshilachar con mayor facilidad.

Uno de los argumentos de peso que hasta hace pocos años no se podía aportar era el del precio. Y esto por dos motivos.

En primer lugar: es obvio que tender la ropa al sol siempre será más económico que el consumo de electricidad que sí o sí supone activar una lavadora. Pero como en todos los electrodomésticos, este consumo se ha visto en tiempos recientes muy reducido, ya que los modelos están cada vez más avanzados y cuentan con tecnologías menos lesivas para el medio ambiente … y para el bolsillo.

¡Muy importante! Hay que tener el filtro bien limpio

Por hacer un cálculo muy aproximado, el gasto medio de una secadora con etiqueta de eficiencia energética A+ es de unos cuatro euros mensuales. Pensemos en los quebraderos de cabeza que por ese dinero podemos ahorrarnos, especialmente en las fechas en que el clima no es propicio. Y sobre todo si el sol nos estropea alguna prenda.

Y en segundo lugar, la secadora ha pasado a ser un electrodoméstico más bien asequible. Si bien en un principio es cierto que no muchos usuarios se podían permitir adquirirla, hace ya mucho tiempo que éste no es un aparato particularmente caro.

 

En qué casos es necesaria

Además de en los sitios en los que hay un exceso de humedad, una secadora -o una lavadora con función de secado- se hace especialmente necesaria sobre todo en las casas en las que hay una familia. Y con más motivo cuando la familia la componen varios miembros. Esto era, hasta no hace mucho, un pequeño hándicap. Y es que la capacidad de carga no era grande en la mayoría de modelos, cosa que no casaba bien con las cargas que se podían introducir en las lavadoras, mucho más evolucionadas. Hoy en día, el servicio que puede dar una secadora media es mucho más amplio.

Y en el caso de una familia, en especial si hay niños pequeños, las situaciones de cierta… “urgencia”… se pueden multiplicar. ¡En esos casos viene muy bien! Pensemos en el dato que da la Organización de Consumidores y Usuarios: un modelo de cinco kilos de carga suele ser suficiente para una familia de cuatro personas. Pues bien, muchos modelos sobrepasan esa cifra y por muy buen precio.

Ahora, las más vendidas y las que te aconsejo -no por nada son las preferidas por casi la mitad de la población- son las de bomba de calor. Más eficaces, menos ruidosas y desde luego que energéticamente mucho más eficientes.

Si tienes espacio -y necesidad, claro- mi consejo es que no te lo pienses mucho. Entre otras cosas porque pronto vendrá el calor y por lo tanto te disuadirá de hacerte con una, cosa que siempre es una buena idea tener. Y en el caso de que no tengas mucho espacio…  pues tampoco pasa nada. Las lavadoras con función de secado, también llamadas lavasecadoras, cada vez funcionan mejor, tienen más funciones, son más respetuosas con la ropa y admiten mayores cargas. Y todo ello sin ocupar demasiado sitio, por supuesto.

 


Artículos relacionados

La mejor secadora para el cuidado de la ropa

Es fundamental tener mucho cuidado cuando ponemos una secadora. En ello nos va la integridad del mecanismo de la propia

Las mejores secadoras para un planchado posterior

Esta es una de las funciones que indefectiblemente se buscan siempre en una secadora. Depende en parte de la secadora

Secadoras ideales para tu ropa

En el post pasado veíamos un par de apuntes sobre lavadoras Balay, y comprobábamos cómo dos de sus modelos se

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies