Nuevas marcas de electrodomésticos

Nuevas marcas de electrodomésticos

Como en todo, y por supuesto también en el sector empresarial, las marcas desaparecen y aparecen, o se fusionan, o son absorbidas, o son intensamente modificadas… en fin, la casuística no acaba jamás. El caso es que, también como en todo lo demás, cada una tiene su especificidad. Las hay que apuestan más por el diseño, otras que se centran sobre todo en las nuevas prestaciones, o que enfocan toda su investigación en la optimización del consumo energético. Lo que en todo caso parece que tienen en común unas y otras marcas es que, en mayor o menor medida, necesitan sacar cada cierto tiempo nuevos modelos al mercado. El ritmo de estas innovaciones puede variar, pero en todo caso tienen que responder a las demandas de su target. Cuando esto no se da, a veces, simplemente, desaparecen o, por el contrario, “nace” una nueva marca capaz de satisfacer esa demanda.

 

Por eso, muchas veces es difícil determinar qué marca es nueva y cuál no lo es. Es decir, hay marcas que son el resultado de la fusión de dos o más marcas que ya existían. Esas marcas pueden tener cien o más años, pero al fusionarse suele cambiar la política o la filosofía de la misma, por lo que entiendo que podemos considerar el resultado como una novedad. Esto no siempre es así, puesto que hay cambios que sólo corresponden no tanto al modelo industrial como al modelo empresarial. Hablo de los casos en los que se producen relevos o sustituciones en el consejo de administración, en el nombre o siglas de la nueva marca, pero no en el producto que al final adquiere el usuario.

 

Confiar en un sector esencial

 

He hecho un pequeño sondeo por las marcas de electrodomésticos y, en general, compruebo que las más conocidas por nosotros son las que más solera tienen. No en vano, la confianza es un valor que se va afianzando con el paso del tiempo. Por ejemplo, de la corporación BHS, que nació en 1967 pero tal como la conocemos hoy, con la incorporación de Balay es de 1989, las dos marcas más importantes son del siglo XIX. Hablo de Bosch y Siemens, porque Balay fue creada en 1947. Y así con tantas que fueron creadas, o bien en el siglo XIX o a principios del XX. Alemania, por cierto, dada la potencia de sus acerías y del sector siderúrgico, fue un increíble vivero de fabricantes de electrodomésticos.

Hay marcas que digo que están “a medio camino”. Con esto quiero decir que no son marcas nuevas pero que tampoco son antiquísimas, como vemos en el caso de las ya mencionadas. Y estoy pensando en aquellas cuya creación ronda la mitad del siglo XX. Por ejemplo la italiana Candy, creada en Italia en 1946, que comenzó con la fabricación de lavadoras, o Cata, que nació un año más tarde en Cataluña, y que actualmente está presente en más de 180 países. Como decía antes, el viraje empresarial o de jerarquía puede ser un punto de inflexión absoluto, como sucedió a Cata en 1988, cuando cambió de accionariado y de dirección. Smeg, también italiana como Candy, fue creada en 1948 con una línea que anunciaba su futura vocación vintage. La alemana Liebherr, siempre a la cabeza de la refrigeración, fue fundada en Suiza en 1949. El caso de la vasca Fagor, creada en 1956, es un poco triste en los últimos tiempos, porque en el contexto de la crisis, en 2013, entró en concurso de acreedores con una deuda de más de 800 millones de euros. La mencionada Cata “asumió” sus activos, pudiendo ser retomada la actividad en la planta de Mondragón.

 

 

Últimas marcas

 

Después de este pequeño repaso, llegamos a las últimas. El criterio de selección es totalmente personal, así que si os parece inadecuado o equivocado, pues… qué puedo decir, que tenéis razón, pero que yo también. Al fin y al cabo se trata de dividir en pequeños grupos a los fabricantes de electrodomésticos en función de su fecha de lanzamiento al mercado.

 

Así que tomo como criterio el que hayan sido creados o lanzados bastante después de mediados del siglo XX.

 

Nodor fue lanzada en los años ’70 en Cataluña. Aunque hasta la fecha se puede considerar más bien una empresa limitada al ámbito nacional, en los últimos años se ha lanzado a la “conquista” del mercado internacional, con un proyecto enfocado sobre todo al diseño de productos de gran eficiencia energética. Estas cosas llevan su tiempo, así que sólo podemos desearle mucha suerte. La italiana Indesit también es de las nacidas en los años ’70 (1975). La turca Beko nace como fusión y marca de electrodomésticos en 1983, después de unos inicios en los que se dedicaron a cosas varias, como la fabricación de bombillas o la comida enlatada. Otsein, de nuevo una empresa vasca que simboliza la potencia del sector siderúrgico en la región. Nació en los años ’40, pero es desde 1992 que pertenece a Candy, como Hoover-Otsein, lo que ha dado lugar a una significativa ampliación de la oferta de productos sacados al mercado. La más importante marca de las lanzadas en las últimas décadas es LG, que más allá de los electrodomésticos que podríamos considerar propios de la cocina, tiene una amplísima oferta de producto consistente en móviles, ordenadores o aparatos de climatización. Aunque tiene sus orígenes en la Corea de 1958, es desde 1995 que existe tal como la conocemos.

 

Acabaremos con una española: Svan, que tiene poco más de una década. Es pequeña pero valiente, porque ofrece un amplio catálogo de productos de limpieza y cocina. Es muy jovencita pero ya se ha posicionado, así que sólo puedo decir ¡suerte! Quién sabe si dentro de alguna década no será referencia en el mercado.

 

 

 

 


No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies