Lavadoras muy eficientes

Lavadoras muy eficientes

Para valorar la eficiencia de una lavadora existen numerosos ítems a tener en cuenta. El número uno es, obviamente, que tenga las medidas correctas. O desde luego que no las sobrepase. Hecha esta puntualización, veamos los que a nivel de usuario más nos pueden interesar:

 

Capacidad de carga. Lo normal es encontrar modelos que vayan de los 6 a los 9 kg. Por trazar un arco amplio de posibilidades, el primer caso sería el adecuado para personas que vivan solas o en pareja, mientras que las lavadoras que admiten 9 kg son más indicadas para familias numerosas. Para usuarios no profesionales, en el mercado existen pocos modelos que admitan más peso.

 

Tipo de carga. Las lavadoras más numerosas son las de carga frontal. En realidad, son las que se conocen desde siempre y la mayoría de personas tienen en sus casas. En cambio, las de carga superior. Normalmente son más estrechas, por lo que se suelen ver ubicadas en sitios estrechos, como galerías o baños pequeños. Son un “clásico” en los apartamentos de las vacaciones, que generalmente suelen ser reducidos.

 

Centrifugado. Unas 1200 revoluciones por minuto es una cifra más o menos usual. Cuantas más, mejor. Eso significa que la colada saldrá más seca. De todas formas, no debemos equivocar los conceptos, que es algo que se hace a menudo. Un mayor centrifugado no es, necesariamente, un lavado más eficiente, aunque por supuesto es una buena prestación. Y muy, muy importante en lugares muy húmedos. Una prenda bien centrifugado se secará en menos tiempo que una que no lo haya sido o lo haya sido poco.

 

Consumo energético. Debemos entender que el consumo medio de la lavadora de un hogar medio español es de unos 250 KwH. Por encima de esa cifra, el consumo empieza a ser ya considerable

 

Consumo de agua. Este dato depende absolutamente de la capacidad de carga que tenga el aparato. Si la carga es de 5 kg, estaríamos hablando de una media de  entre 40 y 50 litros. Si fuera  de 7 kg, la horquilla de litros gastados es de entre 40 y 60. Existe un cierto consenso según el cual las lavadoras son en general bastante más eficientes cuanto mayor es su carga. Al cabo de un año, el número de litros de gasto suelen ser alrededor de 12.000

 

Además de estas, hay otras consideraciones más relacionadas con la comodidad y menos con el gasto o la calidad de lavado, como por ejemplo el temporizador de los minutos que quedan de programa, el display táctil. Otro aspecto al que cada vez se le ofrece más importancia es la seguridad, con funciones como el control de desequilibrios o el sistema antidesbordamiento.

 

 

Podemos ser respetuosos con el medio ambiente

 

Normalmente, es el programa Eco el que resulta más amigable para la naturaleza. Los modelos que más favorecen al medio son los de bajo consumo, siendo que una lavadora de 5 kg de carga no llegaría a gastar más de 44 litros por lavado. Con una carga de 7 kg, en principio no se han de sobrepasar los 47 litros. De nuevo, volvemos a ver que en la comparación, salen ganando ampliamente las de carga grande.

 

El dato que por normativa europea tienen que ofrecer al comprador los fabricantes es el de consumo de agua en un año entendiéndose que a lo largo de un año se ponen, de media, 220 lavadoras. Así pues, el dato por cada lavado es sencillo: bastará con dividir el número de litros que aparezca en la etiqueta por 220 -en el caso de los lavavajillas, esa misma cifra habría que dividirla entre 280-.

 

 

Electrodómesticos muy silenciosos

 

Una de las molestias más grandes de los electrodomésticas es, desde siempre, el ruido que generan, lo que no deja de ser otro tipo de polución, la contaminación acústica.

 

Esta contaminación se produce, especialmente, en el proceso del centrifugado, que es cuando más rápido gira el tambor. La disminución del sonido, además de los sistemas que propiamente están diseñados para ello, tiene también que ver con el motor. Cuanta mayor es su eficiencia, menor es el esfuerzo que tiene que hacer, y por lo tanto menor es el sonido. Además, estos motores suelen prescindir de las escobillas que producían el molesto rozamiento que generaba, entre otras cosas, el ruido. La llamada tecnología Inverter suele contribuir a la desaparición de las escobillas. Otro recurso para evitar el ruido es que toda la colada quede sumergida bajo el nivel del agua, lo que se consigue con la tecnología 6 Motion.

 


No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies