La pirólisis, la estrella del mercado

La pirólisis, la estrella del mercado

El proceso no está siendo rápido, pero poco a poco va asentándose en un número mayor de modelos. Hablo, efectivamente, de la pirolisis, y como toda novedad, tiene su gran pega en que es una función que encarece de manera sensible el producto. Además, y como veremos esto es parte de la propia naturaleza de esta prestación, supone una pequeña rémora desde el punto de vista del medio ambiente. Y es que implica una inyección de energía sin la que la pirolisis no se entiende. El caso es que esta inyección… se paga en la factura de la luz. Para ser exacto se paga un poquito menos de cincuenta céntimos de media por “sesión”. Y además la paga el planeta.  

 

Hornos con autolimpieza

De todas formas, tampoco es cuestión de ponernos catastrofistas, que para contrarrestar el gasto energético ya están los electrodomésticos con una buena calificación al respecto. Y ese gasto siempre se puede aminorar en función de lo que leamos en la etiqueta energética.

Dejemos ya el asunto del gasto y vayamos al tema del ahorro. La pirólisis es una función que tienen algunos hornos y que sirve, básicamente, para ahorrar tiempo y esfuerzo. En realidad, no hay una mejor manera de explicar lo que es que con las tres palabras que dan título a este apartado: horno con autolimpieza.

¿Que cómo se puede autolimpiar un horno? En primer lugar tenemos que partir de la base de que es necesario hacerlo y de los porqués, si queremos entenderlo bien. La principal inmundicia que nos podemos encontrar en los hornos se encuentra en los restos de comida volatilizados y carbonizados. Es obvio que el calor hace que el agua que todo alimento contiene, al ser éste sometido a un intenso calor, se ha de evaporar. Pues bien, el contenido de  esa evaporación va a ser finalmente una materia muy grasa. Esa materia impregnará las paredes, suelo y techo del interior del horno, y conforme éste se vaya enfriando entrará en un proceso de solidificación. Es esa grasa, una vez solidificada, la que hace que sea tan difícil de quitar. Para ello hay que rascar con mucho cuidado de no rayar las superficies de la cavidad o, en su defecto, aplicar jabón. Y esa parte es especialmente penosa, tanto porque los restos han adquirido una consistencia muy dura como por que la postura que hay que adoptar es enrevesada ya que hay que aplicar mucha fuerza estando medio agachado.

Con y sin pirólisis.

En todo caso es una limpieza a la que hay que proceder al menos una vez cada diez usos del horno por un motivo, principalmente, de higiene. Y por supuesto de estética.

Es en este punto en el que la pirólisis supone un adelanto en la cocina y en la vida. En la cocina, porque la limpieza que facilita es mucho más intensa de la que podamos efectuar nosotros por nuestra cuenta, que no podemos trabajar a según qué temperaturas. Y para nuestra vida, porque es una forma de eliminar una tarea que si se hace bien resulta muy ardua.

Bien, ya hemos visto que la pirólisis constituye un importante avance para los hogares. Pero… ¿cuál es el funcionamiento de la pirólisis? Pues consiste, principalmente, en un enorme “chute” de calor en el interior del horno. Una inyección de exactamente 500⁰C. Con ello lo que se logra es evaporar la materia orgánica, descompuesta ya en forma de CO2 y agua. Los restos inorgánicos se reducen a una especie de carbonilla, que es lo que luego el usuario tiene que retirar con un paño húmedo.

Esa es en resumen la pirólisis, que es una operación que, como digo, no llega a los 50 céntimos y que en el caso de mayor duración dura dos horas, aunque hay hornos que la realizan en poco menos de una hora. Además, y dado que el horno no siempre tiene el mismo nivel de suciedad en función de las comidas que hayamos hecho o las cantidades de cada una de ellas -o porque no vamos a estar contando al dedillo los diez usos para activarlo, la verdad- suelen disponer de tres potencias. Sin duda, un gran invento para la cocina… ¡y para nuestra vida!

Y lo que de todo esto me parece vital: es muy segura. Podría parecer que tal cantidad de calor implica algún peligro, pero no. La pirólisis va siempre acompañada de un sistema de autocierre, por lo que nadie la va a poder abrir mientras esté en funcionamiento.

 


Artículos relacionados

Las mejores ofertas de 2017

Una vez pasado el ecuador del año, creo que tenemos una perspectiva que ya nos da la posibilidad de realizar

Las marcas de electrodomésticos que más confianza dan al usuario

Bueno, un concepto muy subjetivo, por supuesto. Y que depende de muchos factores: económico, espacial, personal, de conciencia ecológica… pero

Comprar electrodomésticos por internet

Hoy voy a tratar de una parte de la compra que es fundamental, pero de la que no se suele

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies