La mejor secadora para el cuidado de la ropa

La mejor secadora para el cuidado de la ropa

Es fundamental tener mucho cuidado cuando ponemos una secadora. En ello nos va la integridad del mecanismo de la propia secadora, la conservación del medio ambiente, un mayor o menor consumo energético y, por supuesto, que nuestra ropa dure más o menos. Y en cualquier caso manteniendo la misma calidad de los tejidos… o no. 

 

Secadoras con bomba de calor

¿Qué es una secadora con bomba de calor? Es una secadora que, a grandes rasgos, utiliza para su funcionamiento el aire del ambiente que la rodea. La bomba de calor que da nombre a este aparato calienta este aire que posteriormente será conducido por un complemento que le da todo el significado a este ingenio: un evaporador.

Gracias a este evaporador, la humedad desaparece absolutamente del aire en movimiento. Y este aire seguirá siendo reutilizado durante todo el ciclo del secado. Y es aquí donde se encuentra la principal diferencia entre este tipo de lavadoras y las lavadoras de condensación. Ya que las de condensación tienen que calentar el aire muchas veces durante toda la duración del uso de secado.

Por su parte, el agua resultante de extraer la humedad del aire puede ser, dependiendo del modelo, expulsada a través del desagüe general o puede terminar yendo a parar a un depósito.

Muy importante para la secadora: programas que cuiden la ropa.

La ventaja es que este tipo de secadoras consumen muchos menos kilovatios por ciclo de los que consume una secadora de condensación, de modo que su eficiencia energética es mucho mayor. Eso sí, la repercusión en el precio final hace que las secadoras con bomba de calor sean más caras -aunque a largo plazo el ahorro en la factura de la electricidad sea más que palpable-.

Y para no olvidar el tema con el que abría este post, lo más importante: las secadoras con bomba de calor son más respetuosas con los distintos tejidos de nuestras prendas. El motivo es que emplean temperaturas mucho más bajas de las que emplean las secadoras de condensación. Lo que, por otra parte, nos conduce también al menor gasto energético del que he hablado antes.

Pero hay, además, programas o funciones que ayudan a las prendas a mantener un frescor que de otro modo no podrían conservar. Por ejemplo, la tecnología Refresh vapor de Siemens. El fabricante recomienda el uso de esta tecnología para refrescar las prendas, eliminando además de esta forma los malos olores que puedan tener. Además es una tecnología cuidadosa ya que está indicada para prendas delicadas, menos lana y seda.

Incluso dentro de esta función nos encontramos con dos “subfunciones”: la Refresh Business, indicada para ropa como trajes, abrigos o pantalones que no se pueden meter en la lavadora, y la Refresh Casual, para vaqueros, jerseys o camisas. Eso sí, en cargas no superiores a un kilo.

Las microfibras son tejidos que es mejor secar con un ciclo preferiblemente adaptado a ellos, y también nos encontramos con que Siemens tiene un programa de secado especial para microfibras, a baja temperatura y constante.

Uno de los requisitos irrenunciables que debe tener la secadora que compremos es que disponga de varios programas, ya que la casuística a la hora de poner una secadora es enorme. Y si dentro de éstos está la posibilidad específica de secar dos tejidos, mejor. Porque muchas veces podemos tener esa necesidad, pero no saber muy bien qué hacer. Al fin y al cabo el calor que emite una secadora es obviamente muy fuerte. Para ello programas como el Mix de Balay, para mezcla de algodón y sintéticos cuando no requieren temperaturas especiales.

 

Tipos de secadoras

Además de las lavadoras de bomba de calor existen las secadoras de evacuación, que fueron las primeras en ser inventadas. La principal característica de éstas es que calientan el aire, desplazando el aire húmedo al exterior de la casa. Es decir, evacuándolo. La principal desventaja de este tipo de secadoras está en que, además de que calentar el aire es más caro, necesitan de una obra previa. Ya que hay que hacer un agujero en la pared por la que tiene que salir el conducto que extraerá la humedad.

Están también las secadoras de condensación. Que aunque en general no son preferibles a las de bomba de calor, se pueden encontrar en muy buenos modelos en catálogos de todas las marcas. Estas secadoras calientan el aire que captan del exterior y que, una vez ha pasado  intercambiador refrigerado, pierde la humedad. Esta humedad se condensa en líquido y acaba pasando a un pequeño depósito que luego habrá que vaciar.


Artículos relacionados

Secadoras con gran capacidad de ropa

El tiempo es caprichoso y no sabe de familias grandes, ni de prisas ni de diversas circunstancias. Por eso es

Secadoras que cuidan tu ropa

Así como podríamos decir que las lavadoras se dividen en dos tipos diferentes según la forma en que tenemos que

Lavadoras con función secado, la mejor lavadora y secadora en un solo electrodoméstico.

Hay opiniones encontradas, porque ciertamente no se puede decir que existan las verdades absolutas en estos temas. Y los electrodomésticos

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies