Frigoríficos que te cuidan

Frigoríficos que te cuidan

Determinar cuál es la temperatura ideal del frigorífico y congelador no es siempre una tarea sencilla, pero es fundamental para una buena conservación de los alimentos y sobre todo para no derrochar energía.

Dependiendo del modelo de frigorífico que tengas en tu casa, podrás tener diferentes sistemas para regular la temperatura. Esto está directamente relacionado con los grados de temperatura que puedes elegir.

Los frigoríficos más antiguos tienen una rueda o ruleta, que se encuentra en el interior del electrodoméstico, y que por lo tanto, solo puedes manejar abriendo previamente la puerta del mismo. Esta ruleta suele regularse del 1 al 5 o en algunos modelos incluso del 1 al 10, aunque lo más recomendable es ajustarla en la mitad, aunque por supuesto, hay excepciones. En verano, por ejemplo, cuando hace mucho calor, o en los casos en los que acabas de hacer la compra y el frigorífico está muy lleno, si que es aconsejable subir esta temperatura.

Estos frigoríficos es cierto que se ven cada vez menos, aunque no podemos negar que todavía existen. Sin embargo, ahora es mucho más habitual que nuestro frigorífico cuente con un display mediante el cual, puedes introducir los grados de temperatura que quieres que tenga por un lado la nevera y por otro el congelador. Además, este display o pantalla se encuentra en la parte exterior de la puerta, por lo que no necesitas abrir el electrodoméstico para regularlo.

Conservación de alimentos

Como os decía, la temperatura a la que tengamos nuestro frigorífico es muy importante para la conservación de los alimentos que hay en su interior. Las marcas de electrodomésticos suelen indicar que la temperatura recomendada para el frigorífico es de 4ºC, independientemente de si tienes un frigorífico combi o de una sola puerta. Lo ideal pues, es mantenerlo siempre a esa temperatura, salvo que esté muy lleno o muy vacío que entonces puedes ajustarla entre los 2 y los 8ºC

Por otro lado, la temperatura ideal para el congelador es de -18ºC, aunque por supuesto, esta temperatura también puedes ajustarla en función de tus necesidades. Eso sí, debes tener en cuenta que cuanta menos temperatura selecciones, mayor será el consumo de energía.

Para facilitarte la tarea de saber a qué temperatura debes conservar cada alimento, las marcas de electrodomésticos, que piensan en todo, te ofrecen modelos con tecnologías que te ayudan a conservar estos alimentos, especialmente los frescos, en las mejores condiciones y durante más tiempo sin que tengas que estar pendiente de regular la temperatura. Es el caso por ejemplo de la tecnología VitaFresh de los frigoríficos Bosch. Los modelos que la incorporan, como el frigorífico Serie 8 KGF39PI45, te ayudan a ahorrar porque gracias a ellos derrocharás menos comida.
Disponen de una zona cuya temperatura es de 0ºC y que es ideal para conservar las frutas y verduras, o las carnes y pescados, manteniendo una humedad óptima y permitiendo que se conserven durante más tiempo

Lo mismo ocurre con los frigoríficos Siemens que utilizan el sistema HyperFresh para conservar los alimentos.  Los frigoríficos con este sistema, como el iQ300 KG49NXI3A  garantizan una regulación de temperatura y humedad precisas para la correcta conservación de los alimentos, sin que tú tengas que modificar ningún ajuste.

Consejos para mantener la temperatura

No obstante, a pesar de que la tecnología nos permite tener regulados nuestro frigorífico y congelador a una temperatura óptima para la conservación de los alimentos, debemos tener en cuenta que hay pequeños gestos que nos ayudarán a mantener constante esta temperatura, como por ejemplo:

No dejar la puerta abierta durante mucho rato, o evitar abrirla si no es necesario. El abrir constantemente la puerta, o dejarla abierta, implica que la temperatura del interior se modifique, y que el electrodoméstico tenga que hacer un sobreesfuerzo para volver a recuperar la temperatura cuando lo cierres. Esto sin duda, se refleja en un incremento en tu factura.

Evita meter comida caliente al frigorífico. Si necesitas guardar un tuper con comida que acabas de cocinar, espera a que haya alcanzado una temperatura ambiente para meterla a la nevera.

Procura no amontonar los alimentos para que el frío pueda circular libremente por el interior. Ya sé que esto a veces es complicado, sobre todo esos días en los que cargamos nuestro frigo hasta los topes después de haber hecho la compra. Sin embargo, si esto te sucede a menudo, te recomiendo que compres un frigorífico de mayor tamaño o que consultes artículos sobre cómo organizar los alimentos dentro de la nevera.


Artículos relacionados

Cuenta con frigoríficos baratos para tu casa. Descubre las mejores ofertas

Los frigoríficos baratos son de gran ayuda a la hora de conservar los alimentos frescos, o congelados, en la casa,

Encuentra las mejores soluciones para tus alimentos. Compra estos frigoríficos combi baratos

Las grandes marcas de electrodomésticos compiten por el desarrollo de nuevas soluciones para afrontar las tareas domésticas. A la hora

Lavadoras secadoras recomendadas

Si vives en una región costera con mucha humedad, sabrás que la secadora se hace imprescindible, casi tanto como la

No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies