Electrodomésticos de confianza

Electrodomésticos de confianza

La confianza de los usuarios en las diferentes marcas se basa muchas veces en el tipo de electrodoméstico del que estemos hablando. Es decir, que cada marca tiene su especialidad. Si Gaggenau es especialista en hornos, lo mejor de lo mejor en lavadoras sería Bosch, mientras Siemens se llevaría la palma en cuanto a frigoríficos y congeladores.

Dentro de esas generalizaciones existen, por supuesto, sus modelos mejores y peores, que se englobarían dentro de las diversas gamas que cada fabricante suele tener en el mercado. 

Una marca es calidad… y mucho más

Balay vs Fagor

De las marcas españolas, las principales siempre han destacado estas dos: Balay y Fagor. Por lo que siempre han sido, podemos decir, competidoras por un mismo target de compradores. En los últimos años, no obstante, Fagor ha padecido numerosos vaivenes económicos que se han traducido en el despido de la mitad de su personal, por lo que la situación actual es un tanto incierta. Un consorcio catalán se hizo con la gestión, pero lo que parecía ser la solución a un problema tristemente enquistado, con el tiempo no se ha traducido en la estabilidad que toda empresa necesita. Lo que a su vez ha implicado a menudo paros en la producción, que sumados a las deudas hacen que la empresa no salga de este duro compromiso

Balay, en cambio, está sólidamente establecida dentro del grupo empresarial alemán BSH, en el que también hay gigantes de los electrodomésticos como Bosch, Siemens, o la menos conocida Gaggenau, que antes mencionaba. Así que de momento, esa batalla por la confianza la estaría ganando sin duda Balay. Lo cual no es una buena noticia… salvo para los trabajadores de Balay. El resurgimiento de Fagor supondría la vuelta a la consolidación de una buena firma española y, lo que es más importante, de la puesta en marcha de cientos de puestos de trabajo, que actualmente están en una penosa incertidumbre en las numerosas plantas que tiene la marca en el País Vasco. 

Balay ganaría en un hipotético pulso con Fagor

Marcas en las que confiar

Mientras tengamos noticias más favorables que dar sobre Fagor, veamos un motivo de confianza en una marca, y para ello me vuelve a servir Balay. Y es que además de tener un catálogo de electrodomésticos que se adecúe a las necesidades de sus muchos usuarios, con una oferta que equilibra bien la calidad y el precio, es una marca innovadora.

Lo que se debe a una política empresarial de investigación continuo. Y aunque no alcance los niveles de innovación de sus “primas hermanas” de BSH Bosch y Siemens, sí que ha supuesto algún que otro avance más de lo que muchos se pueden imaginar.

Entre otras cosas el mundo le debe a Balay un electrodoméstico que a día de hoy nos resulta imprescindible: la placa de inducción. Efectivamente, la placa de inducción es el fruto de la investigación conjunta de Balay con la Universidad de Zaragoza (cabe decir que la mayor parte de la producción de Balay se realiza en Zaragoza, por lo que se entiende su fuerte vinculación de esta empresa a la capital aragonesa).

La planta de Zaragoza lleva fabricados ya más de diez millones de placas de inducción. Una cifra tan apabullante tiene su origen en los años ochenta, década en que se comenzó la colaboración entre la empresa y la universidad, dando a luz su primer modelo en 1990.

Y fue una producción exigua si tenemos en cuenta las cifras que acabamos de ver: ese año tan solo se produjeron 3000 unidades. Basta ese dato para comprobar el espectacular despegue que este electrodoméstico ha tenido con el paso del tiempo. Otro dato curioso… y sorprendente: más de un cuarto de todas las placas de inducción que existen en el mundo son diseñadas y fabricadas en la planta de Balay en Zaragoza.

En este caso estamos hablando de un electrodoméstico que alcanza velocidades mucho más altas que sus competidores (la vitrocerámica y la cocina de gas), lo que supone un gran control del usuario y un consumo de energía mucho menor. Y lo que, por otra parte, redunda muy positivamente en conceptos tan importantes como la seguridad y la limpieza.

Vuelvo a lo que quería decir al principio. Este ejemplo concreto me ha servido para explicar un hecho general. En nuestro imaginario, la confianza en una marca depende no solamente de la relación de calidad y precio que tengan sus productos, sino del posicionamiento que sus investigaciones e innovaciones le hayan granjeado.


Artículos relacionados

¿Existe todavía el gas butano?

Acerca del butano, es muy probable que con el paso del tiempo hayamos perdido información. Antes se sabía más sobre

¿Adiós, Edesa?

Hoy vamos a tocar un tema del que por lo general no solemos hablar en este Blog. Entre otras cosas

Las marcas de electrodomésticos que más confianza dan al usuario

Bueno, un concepto muy subjetivo, por supuesto. Y que depende de muchos factores: económico, espacial, personal, de conciencia ecológica… pero

2 comentarios

Escribe un comentario
  1. Sonia 16 abril, 2018, 11:28

    Hola,
    He encontrado ésta página de casualidad y me parece super útil.
    Y tengo una consulta para tí,
    Estoy reformando mi vivienda y por necesidades de paso de instalaciones he de bajar el techo de la zona de cocina a 2.35m como me parece. En un principio pensaba poner una campana decorativa colgada, pero ya me parece que se ha quedado el techo muy bajo y me han sugerido una campana empotrada. Todavía no he encontrado a nadie que me pueda aconsejar con conocimiento de causa qué modelo de las empotradas sería el que mejor me iría, teniendo en cuenta que la superficie de la cocina es de unos 12m2 pero está abierta al salón que tendrá unos 20m2. Sin que me cueste un ojo de la cara, cuál sería la mejor relación calidad/precio?
    Te agradezco muchísimo que me ayudes.
    Sonia

    Reply this comment
    • Josele Author 24 septiembre, 2018, 14:48

      Hola, Sonia:

      Tu consulta entra más en el terreno del diseño de interiores. Si está abierta al salón, es posible que una solución de integración (tipo campana telescópica) sea la mejor opción. Además, al ser un espacio diáfano la cuestión de las medidas cúbicas y la capacidad de extracción también entran en juego. Te tendrán que medir el espacio con exactitud y ya después elegir. Te aconsejo pedir la ayuda de una empres que se dedique a las reformas/diseño de interiores. Ellos tienen mucha experiencia en este tipo de casos.

      Un saludo,
      JOSELE

      Reply this comment

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies