El frigorífico que más encaja en tu casa

El frigorífico que más encaja en tu casa

El gasto que más encaja en tu casa es el frigorífico que más encaja a tu pareja, el que más encaja con tu gusto, el que más encaja con el hueco de tu cocina, el que más encaja con tus costumbres, el que más encaja con tus preferencias culinarias y… el que más encaja con tu bolsillo. No existe el mejor frigorífico, pero desde luego existe el que más te conviene. Espero que en esta entrada, que focalizo en buena parte en el consumo energético, te pueda dar algunas pistas para decidirte por uno o por otro.

 

 

Controla lo que tienes en la nevera…

… y controla cómo lo distribuyes. Es importante por varias razones. La primera de ellas, y aunque sé que parece una obviedad, es la propia conservación de los alimentos. Como norma general, conviene tener siempre en la parte delantera lo más “antiguo”, así cuando lo tengamos que buscar no tendremos que tener la puerta del frigo abierta mucho rato, e iremos acabando la comida en el orden cronológico correspondiente. Para el congelador, una forma de evitar perder tiempo y consumir energía buscando alimentos es también teniéndolos bien ordenados y localizables. Para ello basta con tenerlos envueltos en bolsas herméticas que se venden para tal efecto. El tener escrito qué hay en cada bolsa, así como su fecha de compra y el número de raciones puede resultar muy tedioso, pero sin duda es una buena manera de allanarse el camino para cuando hay que meterse en harina.

Básicamente, la correcta disposición de lo que hay en la nevera tendría que ser la siguiente:

  • Balda superior: huevos y lácteos.
  • Balda central: todos los productos preparados. Basta que en sus envases esté escrito que tienen que estar en el frigorífico después de abiertos. Por ejemplo, una lata de tomate frito. Y lógicamente otros que van directamente del carro de la compra a la nevera, como por ejemplo una pizza.
  • Balda inferior: es la más fría, por lo que allí tiene que ir lo más perecedero, como la carne o el pescado, y frutas y verduras.
  • Puerta: Es la zona del frigorífico en la que menos frío hay, y es la más indicada para mantequilla y mermeladas.

En el caso de que la parte inferior del frigo se divida en cajones -dos cajones es lo normal- la distribución viene indicada con iconos. Por explicarlo: la razón del reparto es la misma, y es que en el cajón superior irían, carne y pescado, mientras que en la parte inferior y más fría –por lo cercana al congelador- lo más perecedero, frutas y verduras. Por cierto, para carnes y embutidos el envasado al vacío es una forma de prolongar su duración libres de bacterias. Es fácil (basta con pedirlo en la tienda).

 

El orden en el frigorífico es fundamental para su buen funcionamiento.

El orden en el frigorífico es fundamental para su buen funcionamiento.

 

Y respecto a los cajones, un apunte. Y es que si metéis los alimentos en cajas, cosa que está muy bien, es mejor si estas son cuadradas. Más que nada porque son fácilmente apilables y el aire fluye de una manera más ordenada por el interior del frigo.

Cuando se colocan los alimentos, muchas veces los apoyamos en la pared del frigorífico, o por lo menos le quitamos importancia a que queden en contacto con ella. Eso y la suciedad son las dos cosas que más le hacen trabajar al frigorífico. La razón es que el aire frío que debería circular “libremente” corre más riesgo de quedarse obturado. Si a eso le añadimos pequeñas cargas de trabajo en las que no solemos reparar, pues el resultado es que hacemos que su motor se “esfuerce” más. Y todo eso es gasto. Algunas de esas pequeñas cargas son, por ejemplo, meter comida caliente y, sobre todo, abrir la puerta más de la cuenta. Mucho cuidado con eso porque ¡así se escapa muchísima energía! Lo que más obtura es sin duda la escarcha, así que en los frigoríficos que no tengan función No Frost, es obligado descongelar el congelador un par de veces al año.

Una buena temperatura son 5⁰ para el frigo y 18⁰ para el congelador, aunque en verano conviene bajarla unos dos grados. Y esto hay que decirlo, por cada grado menos, el consumo se incrementa en un 7%

Respecto a la instalación del aparato, ésta será más ventajosa cuanta más separación haya entre la nevera y su entorno, sean paredes o electrodomésticos. Si la separación es de al menos 5 centímetros, el frigo está convenientemente ventilado, lo que puede llegar a suponer un ahorro de hasta un 15%.

 

Consumo energético

Como vimos en un post muy reciente, el frigorífico es el electrodoméstico que con diferencia más energía consume en casa (alrededor del 33%), pues al fin y al cabo no sólo es el electrodoméstico más grande sino que está encendido a todas horas, día y noche. Por eso, así como para la compra de otros electrodomésticos hay que hacer cuentas respecto a las funciones que queremos y lo que nos queremos gastar, en el caso del frigorífico es evidente que hay que adquirir aquellos que sean de “alta gama” en cuanto al etiquetado energético. Pongo a continuación cinco modelos que en cumplen con la premisa del ahorro energético por un buen precio.

Balay 3FSP2465

Bosch KGN39XW41

Siemens KG36NXI42

AEG S83930CTX2

Liebherr Cnef4315


No hay comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios todavía Tú puedes ser el primero en comentar este post

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado
Campos requeridos*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies